Científicos del MIT han creado un aire acondicionado que funciona sin electricidad

Un estudio publicado esta semana en el sitio web del Instituto Tecnológico de Massachusetts detalla la invención de una técnica de enfriamiento pasivo que, de ser adoptada por el público en general, reduciría los efectos del cambio climático.

Dos dispositivos de refrigeración del MIT

Los efectos del cambio climático nos llevan a un auténtico círculo vicioso. Particularmente sentimos esto durante este verano abrasador. Cuanto más altas sean las temperaturas, mejores serán las ventas de aire acondicionado y peor será la situación. Los científicos son muy conscientes de esta paradoja. Un equipo del MIT ha inventado un sistema de enfriamiento pasivo que, sin sustituirlos, reducirá en gran medida el uso del aire acondicionado.

Zhengmao Lu, miembro del equipo de investigación, detalla su descubrimiento: “Esta tecnología toma las mejores características de las tecnologías conocidas, como el enfriamiento evaporativo y el enfriamiento radiante. Esta combinación permite extender significativamente la vida útil de los alimentos, incluso en áreas donde la humedad, que limita las capacidades de los sistemas convencionales de enfriamiento por evaporación o radiación, es alta”. Este sistema, encapsulado en un aislante térmico de dimensiones similares a una teja solar, baja la temperatura ambiente en 9,3°C sin electricidad.

Aires acondicionados que funcionan con poca agua y sin electricidad

Actualmente, la invención solo permite almacenar alimentos, y podría ser inicialmente un buen complemento para los refrigeradores. Según el MIT, permitiría conservar los alimentos hasta un 40 % máss en condiciones muy húmedas, y tres veces más, si el clima es muy seco. El objetivo a largo plazo es adaptar el concepto al aire acondicionado de edificios industriales, que consume la mayor cantidad de energía y es el más destructivo para el medio ambiente. Los investigadores estiman que su refrigerador, interconectado con los sistemas de aire acondicionado ya instalados, permitirá aumentar la eficiencia de los condensadores, al tiempo que reduce su consumo de agua.

La invención comparte muchos puntos en común con los paneles solares, pero aún no está lista para ser comercializada. Hasta ahora, el sistema solo se ha probado con una caja lateral de diez centímetros en el techo de la universidad. El precio de ciertos componentes impide actualmente su adopción y adaptación a grandes estructuras. El profesor Zhengmao Lu dice: “El aerogel en la capa superior es el único material producido por el laboratorio. Requiere un mayor desarrollo en términos de producción en masa, y es imposible predecir cuánto tiempo este desarrollo tomará antes de que este sistema pueda ser utilizado a gran escala”.

Fuente: Noticias del MIT

Leave a Reply

Your email address will not be published.