Google pierde la batalla, Europa impone una multa final de 4.000 millones de eurosGoogle no logró convencer a Europa, su multa final es de 4.000 millones de euros

La sentencia ha caído: en el caso entre Google y la Comisión Europea, la firma de Mountain View es la gran perdedora. Tras apelar su condena en 2018 que le impuso una multa de 4.343 millones de euros, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tuvo la amabilidad de rebajar la factura final a… 4.125 millones de euros.

Crédito: Arkan Perdana vía Unsplash

Recuerda: en 2018, Google fue multada con una histórica multa de 4.300 millones de euros. El caso lo encabeza la Unión Europea, que acusa al gigante web de aprovechar la posición dominante de Android en el mercado para promover su motor de búsqueda y herramienta de compras en línea. Se trata, por tanto, de una decisión sin precedentes para el viejo continente, que sin embargo se enfrentará a una férrea oposición por parte de Google.

De hecho, en 2021, este último todavía se niega a pagar su multa. Durante 3 años, los dos adversarios han estado librando una batalla sin piedad. Hoy, un nuevo giro podría poner fin a esta larga historia. 7 años después del inicio del procedimiento, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) finalmente falló a favor, como era de esperar, de la Unión Europea.

Google no escapará a su multa de 4.300 millones de euros

En un comunicado de prensa oficial, la organización “confirma en gran medida” la condena oficial. Éste todavía concede un gesto a Google al aceptar rebajar la factura final. Pero, de nuevo, el caso tiene todo de un gesto simbólico. De los 4.343 millones de euros iniciales, la empresa estadounidense finalmente solo tendrá que pagar… 4.125 millones de euros. Un exiguo premio de consolación.

Sobre el mismo tema: La CNIL impone multas récord a Google y Facebook por su gestión de cookies

El TJUE explica su decisión por el hecho de que Google ha “impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos móviles Android y a los operadores de redes móviles, con el fin de consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda”. Hechos considerados de especial gravedad por la Corte, especialmente por ser de larga duración.

Además, frente a la objeción de Google, que pretende no hacer nada más que sus competidores en este ámbito, el TJUE afirma que Apple o BlackBerry “no son parte del mismo mercado, ya que los fabricantes de dispositivos móviles de terceros no pueden otorgar licencias”. Es decir, no juegan en la misma cancha que Android, que, recordemos, está instalado en cerca del 80% de los smartphones en circulación.

Se trata por tanto, hasta la fecha, de la multa más alta impuesta a Google por la Unión Europea. El récord anterior se alcanzó el año pasado con una factura de 2.400 millones de euros, nuevamente por promocionar Google Search y Google Shopping. Sin embargo, aún no está todo perdido para la firma, que aún tiene dos meses y diez días para apelar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.